Noticias Fiscal
Registro

Acceso



Guía sanitaria-administrativa Covid-19


Implicaciones Coronavirus


A buen recaudo






Siguenos en Twitter

Siguenos en Facebook



¿Quién está en línea?

Tenemos 10 invitados conectado(s)
Noticias Fiscal
Herencia o donación en vida: ¿cómo se ahorra más dinero en impuestos? PDF Imprimir E-mail

Para acceder a la herencia en España hay que pasar por el Impuesto de  Sucesiones y Donaciones, que permite cobrar el dinero por dos vías diferentes.

 

En España es posible acceder a la herencia de un ser querido por dos vías diferentes: la de la donación en vida o la herencia tras el fallecimiento. Aunque ambas opciones se configuran dentro del mismo tributo, es decir, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, del que son responsables las comunidades autónomas, pueden existir grandes diferencias entre unas y otras debido a las deducciones que se aplican en cada región.

 

Por lo general, suele ser más económico heredar que recibir una donación. Sin embargo, todo depende del parentesco, el valor del bien heredado o el lugar donde se sitúe, por lo que conviene valorar ambas opciones detenidamente.

¿Cómo funcionan la donación y la herencia?

Las donaciones son “un acto de liberalidad por el cual una persona dispone gratuitamente de una cosa en favor de otra, que la acepta”, según dispone el código civil. Es decir, se trata de entregar bienes a alguien sin ningún tipo de contraprestación a cambio.

Por lo tanto, las donaciones pueden funcionar como un anticipo de herencia y deberán comprender todos los bienes presentes del donante o una parte de ellos, siempre que este se reserve la parte necesaria (en propiedad o usufructo) para vivir. Además, aunque se haga en vida, el reparto de los bienes deberá ser el mismo que en una herencia, ya que de lo contrario sería considerado una donación inoficiosa.

En cualquier caso, siempre será necesario liquidar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, ya sea por donación o por herencia. En ambos casos, el impuesto deberá ser asumido por quien recibe el bien, es decir, el donatario o heredero.

Sin embargo, las diferencias llegan cuando se trata de saldar cuentas con Hacienda. En primer lugar, a la hora de liquidar el impuesto los plazos son diferentes. Mientras que, en el caso de las sucesiones, los herederos disponen de seis meses (que pueden ser prorrogables por un plazo de seis meses más) para pagar el impuesto y poder acceder a la herencia, en la donación el impuesto debe liquidarse en un mes, aunque en este caso sí se podrá disponer de los bienes desde el momento de la donación.

Además, la donación se liquida en la comunidad en la que reside el donatario y no la persona que ha realizado la donación, a excepción de la vivienda, que sí se paga en el lugar en el que estuviera ubicado el inmueble. En el caso de las herencias, los impuestos deben pagarse en el lugar de residencia de la persona fallecida o donde se encontraran la mayor parte de sus bienes.

¿Cuánto se paga por este impuesto?

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones tiene un tipo aplicable que podrá ir desde el 7,65% hasta el 34%. Sin embargo, puesto que está cedido a las comunidades autónomas existen varias diferencias, ya que se aplican bonificaciones o deducciones en la mayoría de los casos.

En el caso de las sucesiones, para aquellos que se encuentran en el Grupo I del impuesto, es decir, descendientes menores de 21 años, no se pagan apenas impuestos al heredar en comunidades como Asturias, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Galicia, Extremadura, Madrid, Murcia o La Rioja, ya que cuentan con bonificaciones de entre el 99% y el 100% de la cuota. Algo parecido ocurre también para los que se encuentran en el Grupo II del impuesto (hijos mayores de 21 años, nietos, cónyuge y nietos del fallecido), ya que la mayoría también aplican bonificaciones.

Sin embargo, en donaciones no ocurre siempre de la misma manera. Según las cifras que recoge el informe “Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2020”, del Consejo General de Economistas (CGE) y el Registro de Asesores Ficales (REAF), un contribuyente de 30 años que recibiera de su padre o madre 800.000 euros a través de una donación no pagaría nada en Cantabria o apenas 2.000 euros en Madrid, Murcia o Andalucía, donde está bonificado el impuesto casi al 100%. Sin embargo, en otras regiones como Extremadura tendría que pagar más de 200.000 euros (a un tipo del 34%) puesto que no existe bonificación en el caso de la donación.

Así, en el peor de los casos en las herencias, esta persona de 30 años pagaría unos 100.000 euros en concepto de impuestos en Asturias, que es donde existe la menor bonificación, seguida de Castilla y León (81.000 euros), que va a bonificar el impuesto próximamente, o Comunidad Valenciana (unos 63.000 euros). Sin embargo, en nueve comunidades el impuesto apenas pasaría de los 3.000 euros gracias a las bonificaciones.

En el caso de la donación, son pocas las comunidades que bonifican el impuesto. En Andalucía, Murcia, Madrid o Cantabria, esta persona tendría que pagar en torno a unos 2.000 euros. En el resto de comunidades el tributo crecería por encima de los 12.000 euros hasta llegar a los 200.000 euros en Extremadura o Castilla y León (que también ha anunciado que bonificará el impuesto de donaciones próximamente al 99%).

¿Y qué ocurre con la vivienda?

Cuando se trata de dejar la vivienda como herencia, la ley incluye una reducción del 95% de la base imponible hasta un máximo de 122.606 euros. Dicha reducción puede llegar hasta el 99% en diferentes comunidades autónomas o bonificaciones especiales. Sin embargo, en el caso de la donación, al igual que en el resto de bienes, no todas las comunidades cuentan con estas bonificaciones.

Además, habrá que tener en cuenta que a la hora de donar una casa la persona que dona deberá declararlo en el IRPF como ganancia patrimonial en el caso de obtenerla. Es decir, la diferencia entre lo que pagó por la casa y el valor que tiene al donarla deberá tributar siempre en la declaración de la renta.

Eso sí, conviene tener en cuenta que tanto en herencia como en donación hay algo que no cambia. Y es que otro de los impuestos que habrá que pagar es la plusvalía municipal, que deberá asumir quien reciba el inmueble.

 


 
Usar al asesor fiscal para delatar: otro golpe a la seguridad jurídica PDF Imprimir E-mail

 

Los asesores fiscales españoles, como el resto de sus colegas europeos, tendrán a partir del 1 de julio de 2020 la obligación de avisar a Hacienda cuando tengan la sospecha de que alguno de sus clientes tenga en mente o en marcha la elaboración de mecanismos de planificación fiscal agresiva. Así se establece en la Directiva 2011/16/UE de Cooperación, conocida coloquialmente, como DAC 6, cuyo texto acaba de ser aprobado por el Consejo de Ministros y será enviado al Parlamento para su transposición, junto con su reglamento, el manual de uso.

 

Se trata de una normativa de la UE, que permite un nivel de exigencia distinto en cada uno de los Estados y que carece de concreción sobre lo que es sancionable y lo que no, lo que puede llegar a provocar que el contribuyente deje de beneficiarse, por miedo o por prudencia, de ventajas fiscales dentro de la legalidad más absoluta. Se trata de medidas preventivas de Hacienda, que pueden llegar a provocar, más allá de la persecución del fraude fiscal, un descalabro económico y una violación de la economía de opción.

 

“En la práctica, la norma obliga a dar toda la información patrimonial a la Administración Tributaria sobre operaciones con algún componente extranjero y que se puedan considerar -según su criterio- defraudatorias o agresivas, aunque paradójicamente no lo sean”, en definición de Gustavo Yanes, tax partner de Monereo Meyer Abogados.

 

Puede ver la guia completa pulsando aquí.


Fuente: elEconomista economistas.es 14-05-2020

 
La declaración de bienes en el extranjero es ilegal PDF Imprimir E-mail

Bruselas determinó hace dos años que la normativa española viola cinco derechos fundamentales europeos

 

La Comisión Europea ha dictaminado que es ilegal la normativa española que regula la declaración de bienes en el extranjero -conocida como Modelo 720- e impone multas de hasta el 150 por ciento de la ganancia patrimonial no justificada, en el caso de que no se haya declarado o se haya declarado de forma extemporánea.

 

Esta obligación tributaria española infringe cinco derechos fundamentales recogidos en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), añade Bruselas.

 

Así, consta en el informe motivado al que ha tenido acceso elEconomista. Fechado el 15 de febrero de 2017 y firmado por Pierre Moscovici, comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas-, el Ministerio de Hacienda lo ha mantenido en secreto hasta que se ha visto obligado a facilitárselo a los asesores fiscales de un contribuyente que fue sancionado por declarar extemporáneamente, obligado a ello, por requerimiento de la Audiencia Nacional, de 25 de octubre de 2018.

 

El dictamen de Bruselas ha sido remitido al obligado tributario a través de la subdirectora general, Eva Hernando Pérez, como consecuencia del requerimiento de la Audiencia Nacional.


Puede leer la noticia completa pulsando aquí.


Fuente: elEconomista economistas.es 17-12-2018

 
El Gobierno admite que el sistema público de pensiones no será viable dentro de diez años PDF Imprimir E-mail

Es lo de siempre. La mentira institucionalizada por parte de los políticos, que viven de vender creencias y soluciones falsas a problemas creados e intensificados por la perduración de la mentira.


Pero el político vive por el poder, y para ser reelegido tiene que prometer lo que no está en sus manos u ofrecerlo a costa del futuro (me endeudo hoy generando un agujero que ya se apañará de cerrar el que venga por delante).


Sus interéses cortoplacista (las elecciones y la legislatura), por lo que no le importa hipotecar a la sociedad con tal de salir elegido. Esta es una de las mayores perversiones de la democracia y la sociedad, pues se aprovechan bien de la ignorancia de la gente en temas que no controlan, bien de generar emociones atractivas con promesas falsas, bien de hipotecar su futuro (con dramáticas consecuencias) dándole dádivas en el corto plazo, bien de beneficiar a grupos de presión y más activos (clientes políticos, comprados con el dinero de terceros) a costa de la mayoría.

 

Esto es la política hoy, donde la irresponsabilidad y la demagogia tiene premio, indicativo a su vez de la inmadurez de la sociedad o bien del alcance  del  poder político para comprar voluntades de diversa manera (a costa del medio-largo plazo).

 

En este sentido, conocen (desde hace muchos años) el problema futuro (que ya es presente, aunque se agravará mucho más) de las pensiones, pero lejos de hacer lo necesario, siguen vendiendo la mentira y prometiendo lo imposible para intentar sacar rédito electoral en el corto plazo a costa de un desastre muchísimo mayor en el largo plazo (luego ya encontrarán los chivos expiatorios necesarios, así como la justificación para otorgarles más poder y recursos es decir restringir más tu libertad y quitarte  más dinero) para "solucionar" lo que han provocado.


Puede leer la noticia completa pulsando aquí.


Fuente: economistas.es 28-09-2018

 
Cuando heredar no es un derecho PDF Imprimir E-mail

 

Retirar la herencia. El reparto de la herencia siempre fue un asunto lleno de recovecos. Muchos juristas ponen en solfa el derecho de todos los hijos a obtener la “legítima”. Las condiciones del Código Civil de 1889 no son las mismas que en la actualidad. Los hijos no contribuyen a la familia como en esa época y los juristas piden una reforma.

 

 Los jueces empiezan a ampliar los motivos para retirar “la legítima” a los hijos que no se ocupen de sus progenitores

 

Los que se van dejan recuerdos, pero también bienes y, en algunos casos, deudas. Cuando se apaga la vida, se enciende la maquinaria de las herencias, más o menos engrasada si hay testamento o no. En ella se meten los bienes del fallecido y sale el reparto entre los herederos. En el proceso hay fugas, sobre todo en impuestos. La maquinaria fiscal no favorece a los herederos y se ha añadido un nuevo factor que altera el proceso: los jueces comienzan a ampliar los motivos para retirar el derecho a “la legítima” de los hijos cuando éstos no se ocupan de sus padres. El funcionamiento de la máquina de las herencias no es sencillo, requiere de libro de instrucciones y en muchos casos del servicio técnico que prestan abogados y notarios.

 

¿Debe hacerse testamento? No es obligatorio, pero sí necesario si una persona quiere expresar su voluntad sobre cómo han de repartirse sus bienes. “No hacer testamento suele devenir en un proceso más largo y más costoso que si se hace”, advierte José Manuel García Collantes, presidente del Consejo General del Notariado. El testamento abierto notarial, que se puede modiicar en cualquier momento, es el más común y su coste, en la mayoría de los casos, no supera los 50 euros. Cuando el testador está casado y tiene hijos, el modelo más habitual es aquel en el que la pareja se deja el uno al otro el usufructo de los bienes y nombran herederos a los hijos. Con este tipo de testamento el cónyuge viudo tiene derecho, por ejemplo, a residir en la vivienda familiar mientras viva sin que los hijos puedan oponerse, pero nunca podrá vender los bienes del fallecido sin el consentimiento de los vástagos.

 

Puede leer la noticia completa pulsando aquí.

 

Fuente: economistas.es 02-09-2018

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 Próximo > Fin >>

Página 1 de 9

Europapress

Europapress-Murcia

Inicio Fiscal Noticias Fiscal
Página optimizada para una resolución de 1024x768 px
Copyright © 2020. Asesoria Oikos Praxis. Politica de Privacidad. Aviso Legal.